MARTíN CAMPOS AMORóS, TALENTO ESPAñOL EN 'SPIDER-MAN: CRUZANDO EL MULTIVERSO': "TODO ES MUCHO MáS GRANDE"

En el multiverso arácnido podemos encontrar de todo, incluso talento español. Martín Campos Amorós es un animador mallorquín que ha trabajado con estudios como Illumination Entertainment, casa de los Minions, o con leyendas del sector como Glen Keane, animador de personajes del panteón de Disney como Ariel o la Bestia. En octubre de 2017 entró en Sony Pictures Animation para sumarse al equipo de 'Spider-Man: Un nuevo universo'.

"En la primera era un animador raso. Te dan el personaje neutro con la posición en T, que es la que usan para poner el esqueleto, y depende de nosotros dar vida a ese personaje. No solo que camine y se mueva, sino que parezca que piensa por sí mismo, que hay engranajes dentro de la cabeza, que los ojos están vivos. Parece fácil, pero es muy, muy difícil y lleva mucho tiempo" recuerda en la entrevista que comparte con nosotros. En esa primera película pudo trabajar sobre todo con Miles Morales, el gran protagonista de la aventura.

Esa película, dirigida por Bob Persichetti, Peter Ramsey y Rodney Rothman, supuso una revolución en el cine de animación, en el cine de superhéroes y en las películas del trepamuros. No solo maravilló a crítica y público y se llevó un buen pellizco en la taquilla global, también acabó alzando el Oscar a la Mejor película de animación, superando a pesos pesados como Pixar o Walt Disney Animation Studios.

"Hablamos mucho entre nosotros sobre ello y sí teníamos la sensación de que iba a ser algo distinto y especial, seguro, pero había días que decías 'esto puede ser un bombazo en el buen sentido o lo mismo un fracaso'" admite Campos. Ahora sabemos que fue lo primero, pero el animador recuerda esa sensación de incertidumbre que se tiene cuando se salta al vacío: "Experimentamos mucho y no sabíamos cómo se lo iba a tomar el público. Era emocionante. Estamos muy felices de que al final saliera y que la gente desde los primeros tráilers estuvieran superemocionados y con ganas de más. El resto es historia".

Esa historia tiene un nuevo capítulo con 'Spider-Man: Cruzando el Multiverso'. Miles Morales regresa tremendamente bien acompañado por Spider-Gwen, Peter B. Parker y, sin exagerar, cientos de Spider-Men, Spider-Women e incluso Spider-Animales. El multiverso, la palabra de moda en el género, se desata a lo bestia en la película de Joaquim Dos Santos, Kemp Powers y Justin K. Thompson en la que Martín Campos Amorós también ha participado, esta vez como Senior Animator, lo que implica mayores responsabilidades, y como suplente del animador jefe de uno de los principales personajes nuevos: Miguel O'Hara, Spider-Man 2099.

"Se ha convertido prácticamente en mi personaje favorito, me parece muy interesante. Ya sé que en los tráilers se le ve enfrentándose a Miles, pero tiene sus razones... Supongo que me identifico con su manera de ser. Estéticamente me gusta mucho. Espero que el público lo aprecie también" nos cuenta. Ha estado a cargo de las expresiones faciales del personaje cuando no lleva la máscara, y es precisamente ese componente más cercano a la actuación lo que más le atrae de hacer películas: "Como animador, siempre orbito más hacia los planos de interpretación, con más emoción y personajes con sentimientos encontrados, o que quieren esconder sus sentimientos, situaciones así. Personalmente, me motiva más que la acción bombástica".

Para Martín, ese componente emocional es el verdadero secreto del éxito del 'Spiderverso', y en esta segunda parte, avanza, todo va a más: "Los personajes pasan por momentos muy angustiosos y muy difíciles con los que lidiar. La audiencia va a poder proyectarse en ellos, tanto los más jóvenes, ellos quizás en Miles y Gwen y cómo se hacen mayores y empiezan a lidiar con sus responsabilidades y como usar sus poderes, y los más mayores con las figuras paternas como Peter o Jeff, que tienen que aprender que sus hijos se empiezan a hacer adultos y comienzan a tomar sus propias decisiones". Destaca el contraste entre Miles, Peter y Miguel: "Puedes ver cómo cada uno ve la vida con un prisma distinto, aunque al final todos son Spider-Man y todos quieren salvar el mundo".

El mundo no. ¡El multiverso! Esta vez es Miles quien viaja de universo en universo, y el equipo de la película ha aprovechado para desatar todavía más su creatividad. "Cuando empecé a trabajar en esta segunda película esperaba que fuese más grande y más impresionante, pero no lo esperaba tanto. Me ha dejado con la boca abierta, no solo en la parte visual, que obviamente es un espectáculo y puedo asegurar que todo el mundo se ha dejado la piel intentando hacer algo distinto y llevándolo al extremo" dice Campos.

El equipo ha llegado a decir que es como si fueran cinco películas en una. ¿Cómo se pueden mantener tantas pelotas en el aire al mismo tiempo y que todo tenga una coherencia? "Con mucha paciencia (ríe). Si te digo la verdad, no creo que hubiese ningún secreto. Simplemente partir de una base muy bien definida por los directores de la película y los directores de arte, y luego dividirnos en pequeños equipos. Por supuesto, siempre hay un jefe asignado a cada personaje para cuidar que los animadores se ajusten al estilo durante toda la película. Luego, durante la marcha no lo puedes evitar aunque lo planifiques y siempre vs a descubrir cosas nuevas del personaje. Cuando todos descubrimos algo nuevo y a todo el mundo le gusta, a menudo tienes que revisar planos anteriores y ajustar pequeñas cosas aquí y allá. Quizás eso era lo más complicado por el número de universos, personajes y estilos distintos". ¿En definitiva? "Mucha paciencia y mucha organización, y ser un poco flexibles. Todos queremos hacer la mejor película posible, y a veces hay que volver y retocar cosas para que todo fuese homogéneo y tuviese sentido. Pero creo que al final valió la pena" explica, y añade: "Ha sido un proyecto durito, pero cuando veías una secuencia terminada, la verdad es que te sientes orgulloso de formar parte de leo después de todo el sudor y las lágrimas".

Al ser una secuela, podría parecer que gran parte del trabajo ya estaba hecho en la primera y que podían reutilizar gran parte del trabajo, pero no. "El 80-90% han sido cosas que se han construido nuevas o con las que se ha experimentado" señala Campos. Al fin y al cabo, la tecnología está en constante cambio e innovación, también en animación. Los personajes se han actualizado, y el software nuevo les ha permitido retocar elementos como el lanzamiento de telarañas o cómo mejorar la mezcla de efectos 2D sobre la animación tridimensional desde fases mucho más tempranas del proceso.

Sus universos favoritos

De todos estos nuevos universos, Martín se queda con tres: "El de Miguel O'Hara por el tono futurista que tiene y el sistema de Render, los colores, las líneas... Es muy gráfico, tengo curiosidad por ver cómo es ese futuro y cómo se hacen las cosas. India también me parece superbonito y superinteresante, y muy atractivo gráficamente".

El de Gwen Stacy es, sin embargo, el que le dejó pasmado: "Me impresionó mucho lo atrevidos que han sido los directores artísticos y cómo todo el mundo se ha apuntado a intentar empujar el estilo de este universo. No deja indiferente". Ese universo, como ya han avanzado en anteriores entrevistas, utiliza un estilo de acuarela y va cambiando con el estado de ánimo de su protagonista.

A veces ese componente más artístico puede acabar ahogando el trabajo de departamentos como el de Martín, pero a veces también se consigue el equilibrio perfecto: "Desde el punto de vista de un animador puede ser un poco... Quieres que se vea todo lo que has hecho, y obviamente el efecto artístico encima tiene que negociar con la animación que hay para que todo se vea bien y nada quede oculto. Pero es impresionante. Tengo una escena precisamente en la cabeza ahora mismo que tengo muchas ganas de ver en el montaje final".

Lo que quiere remarcar es que nadie en el equipo ha querido vivir simplemente de las rentas de 'Spider-Man: Un nuevo universo': "Hay veces que con las secuelas tienes la sensación de que todo el mundo se pone un poco más conformista y no quieren arriesgar. Con esta puedo decir que todos, desde nosotros hasta la gente de arriba, hemos ido a por todas, y hemos arriesgado mucho más de lo que esperaba".

Creando tendencia

Ese riesgo sin duda mereció la pena a Sony Pictures Animation, que pasó a codearse con los grandes de la animación y ha creado tendencia en la conocida como "desPixarización", películas que ya no quieren ser como las del estudio del flexo sino que apuestan por nuevos estilos que coquetean con la mezcla entre ordenador, animación tradicional, arte, ilustraciones... DreamWorks Animation lo hizo con 'El gato con botas: El último deseo', y la mismísima Disney también se ha apuntado con 'Wish: El poder de los deseos', su próximo estreno.

"Estamos orgullosos. Si nuestro proyecto ha valido para que los estudios grandes arriesguen y pongan dinero para probar estilos diferentes, la verdad es que es todo honor" afirma Campos, aunque también señala que la moraleja del éxito de 'Un nuevo universo' no debería ser que que todas fueran un calco de ella: "Debería valer como excusa para que se probasen cosas distintas, porque si no acabará siendo el mismo problema que pasó con Pixar". También señala que su película no inventó, ni mucho menos, ese estilo más gráfico, pero sí señala que su éxito "ha sido la demostración de que puede generar dinero y los jefes de los estudios pueden respirar un poco y darse cuenta de que pueden apostar por algo distinto". Anima al resto de estudios a que "sigan apostando por cosas diferentes y encontrando su propio estilo, que al final es lo que beneficia a la industria".

La animación es cine

Una industria que, por desgracia, cree que se sigue considerando de segunda división. En la pasada temporada de premios, Guillermo del Toro se pasó toda la campaña de su 'Pinocho', hasta que alzó el Oscar, recordando que "la animación es cine", algo en lo que Martín coincide muy a su pesar: "Creo que todavía arrastramos ese estigma, y creo que va a llevar un rato deshacernos de él y que los productores entiendan que al final es simplemente un medio en el que decides contar una historia porque te permite enfatizar la historia o ciertos elementos. En esta película nunca nos planteamos 'estamos haciendo una versión animada de Spider-Man'. No, estamos haciendo una película de Spider-Man. Estoy muy orgulloso de ello".

También cree que al público le está costando mucho ver la animación como algo más que películas para niños: "Es curioso, no sé cuál es el problema, si a la gente le resulta más cómodo... Como si ya tuvieran casillas para cada tipo de contenido: 'esto es animación, pues esto, esto es acción real, pues esto otro, esto es comedia, pues aquello', y les resulta más cómodo no tener que preocuparse de investigar qué van a ver, o si van con niños obviamente preocuparse de si es adecuado para ellos o no. Supongo que, simplemente, como muchas cosas en la vida, cuando hay tradiciones muy antiguas, tener que romper con ellas no es fácil y tienes que demostrar una y otra vez que es posible y que se pueden cambiar cosas sin perder las otras. Simplemente abrir puertas y añadir opciones". Por suerte, piensa que el Spiderverso, series como 'Arcane' y películas como la nueva aventura de las Tortugas Ninja están contribuyendo a que industria y público vayan abriendo la mente y sacando a la animación de esa casilla tan pequeña para su enorme potencial. Aunque queda, en su opinión, "un trabajo largo todavía".

Martín no tuvo problema en emigrar, primero a Reino Unido y ahora a Norteamérica, porque "era su sueño", pero tiene a la industria de animación española en un pedestal: "En cuestión de calidad y poder artístico vamos más que sobrados". Pero sabe que falta lo más importante para que acabe de explotar: dinero. "En Europa todo se hace más en coproducciones, tienes que poner a más gente de acuerdo. Aquí (en Estados Unidos y Canadá) son empresas con mucho dinero y no les importa soltarlo si hay que rehacer o cambiar algo, o si se necesita más gente" añade.

El éxito de películas como 'Klaus' en Netflix le da buena vibraciones: "Creo que está mucho mejor de lo que estaba, eso seguro, pero todavía falta esa confianza de gente que de verdad tenga los recursos económicos para arriesgar y apostar por ello. Ahora tenemos cosas como Skydance, que ahora tiene sede en Madrid y también tiene buenos proyectos y gente increíble, pero al final es una empresa de fuera que ha venido a España. Me gusta pensar que en el futuro la animación en España crecerá y que no todos tendremos que emigrar. Me gustaría ver que se producen cosas de nivel y no necesariamente con empresas americanas viniendo a enseñarnos cómo hacerlo, que nosotros sabemos de sobra cómo hacerlo". Él mismo no descartaría volver, dependiendo por supuesto de las condiciones, del proyecto y de su vida personal.

[vid]32176[/vid]

Pero su trayectoria profesional continúa de momento al otro lado del charco, y sin parar de crecer. Recientemente ha fichado por nada menos que Walt Disney Animation Studios para un proyecto que todavía no puede desvelar porque no ha sido anunciado todavía. ¿Significa eso que no participará en 'Spider-Man: Beyond the Spider-Verse', la conclusión de la trilogía de aventuras de Miles que ya ha sido anunciada? "De momento no estoy involucrado en la tercera, pero nunca se sabe. Aquí las cosas cambian... Pero como no estoy involucrado de momento, siento curiosidad por dónde van a llevar a los personajes y cómo concluye la historia". Sí admite que en la preparación de la segunda vieron algunas pinceladas de la tercera, pero no suelta prenda, aunque avanza: "Tanto en lo artístico como en el argumento todo es mucho más grande que en la primera película". Confía que 'Spider-Man: Cruzando el multiverso' va a ser capaz de superar con creces a esa primera entrega: "Si la primera dejó el listón muy alto, esta segunda lo va a dejar aún más alto. La tercera, el fin de fiesta, puede ser brutal".

'Spider-Man: Cruzando el multiverso' se estrena en cines el 2 de junio.

2023-05-30T08:13:31Z dg43tfdfdgfd